Logo Krystaline color negro
Estructura enterrada

ODE

Ámsterdam, Países Bajos

ODE - Krystaline
ODE - Krystaline

DESCRIPCIÓN

El edificio residencial y comercial ODE está situado cerca de la Estación Central de Ámsterdam, frente al puerto, en la isla de Oosterdokseiland. La empresa constructora Züblin ha finalizado el emblemático edificio, tras más de cuatro años de construcción, al que trasladará su sede en 2021 la empresa Booking, entre otras.

Una de las características del proyecto es un aparcamiento subterráneo con tres plantas. La superficie de la losa de cimentación es de aprox. 10.000 m² y está sometida a una presión hidrostática de 10 metros de columna de agua.

A pesar de la robustez de la estructura, se produjeron fisuraciones en un losa de cimentación de 115 cm de espesor (a modo de comparación: en una vivienda unifamiliar media el espesor es de 20 cm). Estas fisuraciones provocaron grandes filtraciones de agua. Para tener una correcta visión de las fisuras que se habían producido, se elaboró un mapa de fisuras. Se decidió entonces tratar de resolver los problemas en las fisuras existentes con el método convencional: inyección de resina de poliuretano (resina PU). Sin embargo, en muchas fisuras y también en las juntas de construcción -tanto horizontales como verticales- la inyección no consiguió el éxito deseado. Además, se formaron nuevas fisuras debido a la presión hidrostática. El coste total del tratamiento por inyección ascendía ya en ese momento a casi 400.000 euros.

MÉTODOS APLICADOS

La solución: hormigón autorreparable.
La dirección de la obra encargó a WBA Abdichtungssysteme GmbH la búsqueda de una solución al problema de la entrada de agua. Rápidamente se encontró solución: el producto Krystaline 1 distribuido por WBA era adecuado para ello. Krystaline 1 provoca una reacción química de las partículas de cemento no hidratadas en cuanto entra en contacto con la humedad. Esto crea cristales que se entrelazan entre sí y sellan las cavidades. Si el agua quiere volver a entrar en el hormigón, el proceso se activa de nuevo: creándose así un hormigón autorreparable.

Análisis Previo: riesgo debido al tratamiento previo con resina de inyección
Sin embargo, los expertos de WBA que se encontraban en obra reconocieron un problema potencial, a saber, el tratamiento de inyección de resinas de poliuretano que se habá realizado con anterioridad y que no había conseguido los resutados previstos. Su temor: que el efecto de Krystaline 1 pudiera verse limitado por la resina de inyección que contenían las fisuras.

La resina de poliuretano es un material inerte que no forma una verdadera unión con el producto mineral hormigón. Se endurece y genera presión lateral contra el hormigón para impedir el paso del agua. Krystaline 1, en cambio, actúa a nivel mineral reaccionando con el cemento y formado cristales de CSH (silicato de calcio hidratado) que rellenan las fisuras. Un cuerpo extraño (como el PU) podría causar el problema de no permitir unirse el producto mineral al hormigón.

Tras un análisis exhaustivo de la losa de cimentación y la realización de pruebas en algunos puntos de la obra, se decidió, de acuerdo con la dirección de la obra, proceder al tratamiento de todos modos.

El tratamiento: fisuras individuales y tratamiento superficial
El tratamiento fue realizado por la empresa Dry Systems de los Países Bajos. El equipo aplicó Krystaline 1 en todas las zonas afectadas en los 10.000 m² de la losa de cimentación.

Se aplicó el material a lo largo de las fisuras con cepillos. Debido a su capacidad de penetración, Krystaline 1 también puede entrar en la fisura lateralmente y cristalizar por allí. Además, a las zonas que presentaban mucha fisuración se les dio tratamiento en toda la superficie horizontal.

El producto Krystaline 1 se adhiere a las partículas de cemento que no se han hidratado previamente. En el caso del hormigón curado, puede llegar a ser de un 40% aproximadamente. Para activar constantemente el proceso de cristalización, las zonas tratadas se tuvieron que mantener constantemente humedecidas: por así decirlo, “se estaba combatiendo el agua con más agua”.

RESULTADOS

Al cabo de sólo dos semanas, se pudo comprobar que las fisuras se autocristalizaban. Para investigar el efecto, se extrajeron varios testigos. El resultado fue muy convincente. Al cabo de pocas semanas, se habían formado cristales a una profundidad de unos 6 cm.

1. Cristalización en la superficie. La lechada altamente activa se elimina posteriormente (mediante granallado de toda la superficie). Krystaline 1 sigue funcionando eficazmente en el hormigón.
2. Resina de poliuretano – restos del primer tratamiento realizado sin éxito.
3. Cristalización del hormigón autorreparable incluso en lugares del material donde la humedad acelera el proceso (visible por puntos blancos).
4. Densidad, fuerza de cristalización a lo largo de la fisura por Krystaline 1.
5. La humedad que se abre paso a través del hormigón a pesar de la resina de poliuretano.

El resultado ha sido que las fugas en las zonas tratadas han sido prácticamente eliminadas. Las juntas de construcción -tanto en la zona sumergida como en el muro pantalla- también han sido selladas a presión por la acumulación de cristales de CSH. Las fisuras rellenas de resina también se han cerrado, salvo por una pequeña marca de humedad en algunas de ellas. Además, se puede considerar que aun habrá una mejora adicional debido al efecto a largo plazo del producto.